Eliminación de residuos que contienen mercurio
27 2012

Cada año, se desechan toneladas y toneladas de residuos industriales. Entre ellos se encuentran objetos que contienen mercurio. La forma en que se lleva a cabo el transporte, la recolección y el reciclado de residuos que contienen mercurio son algunas de las cuestiones más urgentes para muchos de nosotros.

Muchas personas se encuentran ya plenamente consientes de este problema, ya que es uno de los mayores problemas ambientales de cada país. El mercurio metálico es uno de los contaminantes más tóxicos del planeta, por lo que pertenece a una de las categorías de substancias de mayor peligro. Las fuentes de estos residuos son: monitores de presión sanguínea, termómetros, lámparas fluorescentes y mercurios derivados a su vez de otras fuentes.

De cualquier forma en áreas urbanas, las fuentes más comunes son las luces fluorescentes, así como toda clase de artefactos que contienen mercurio. Cada lámpara fluorescente está hecha de aluminio y de vidrio, así como de 60 miligramos de mercurio. Mientras que esta cantidad parece ser pequeña, debemos de recordar que esas lámparas son utilizadas y desechadas por millones de personas periódicamente. Todas esas lámparas desechadas contienen por lo menos 60 kilos de mercurio metálico. Por lo que, llegamos a la conclusión de que son una fuente de residuos ambientales altamente dañina.

Estas lámparas al romperse liberan mercurio en la atmósfera por medio del proceso de evaporación. Sin embargo, sí el mercurio se evapora en lugares cerrados en concentraciones de 0.1 a 0.8 mg/m3, las personas que se encuentren alrededor podrían sufrir de intoxicaciones agudas.

La máxima concentración admisible de vapor de mercurio en el aire de un espacio cerrado no deberá de pasar de 0.005 mg/m3.

Desafortunadamente, la colección de residuos que contienen mercurio no se lleva a cabo correctamente en el sector residencial. Muchas personas tiran sus viejos termómetros, lámparas y monitores de presión sanguínea en contenedores ordinarios, junto con el resto de la basura sin pensar en las consecuencias. Sí este tipo de equipo es arrojado a la basura junto a los residuos domésticos, al descargarse, las partes se hacen pedazos, liberando el mercurio al aire o, peor aún, a sistemas de suministro de agua.

Junto con el aire, el mercurio penetra a los pulmones y puede permanecer ahí durante mucho tiempo, provocando que las personas se sientan cansadas y nerviosas o que incluso sufran de envenenamiento. Es por ello que la cuestión de reciclar materiales que contienen mercurio es actualmente tan importante. Las empresas especializadas en el procesamiento de estos metales pueden resolver el problema. Nuestra compañía tiene el equipo necesario para disponer de estos desperdicios y para aumentar el nivel de seguridad de nuestra vida en el planeta.

El reciclado de residuos que contienen mercurio puede dividirse en dos etapas: la primera es la recopilación y transportación de residuos al lugar para vertedero de los deshechos en contenedores especiales y el segundo es el proceso de reciclado, utilizando equipo especial.