Reciclaje de convertidores catalíticos de sílice y aluminio
25 2012

Nuestra empresa ofrece el servicio de reciclado de convertidores catalíticos de sílice y aluminio. Estos catalizadores amorfos tienen una estructura sin orden. La estructura consiste en un tejido de tercera dimensión de aluminio tetraédrico y óxidos de sílice.

Los convertidores catalíticos de sílice y aluminio están disponibles en las siguientes clases:
  1. De forma micro esférica;
  2. En polvo;
  3. En forma de glóbulos (diámetro de 3 a 6 milímetros).

La tercera forma de convertidores catalíticos es fuertemente activa y mucho más costosa que las otras. Estos convertidores catalíticos se usan para el craqueo catalítico.Los convertidores catalíticos de sílice y aluminio son cuerpos porosos con complejas superficies internas.Su contenido de sílice y óxido de aluminio llegan a alcanzar hasta el 93 %. Al reciclar materiales con un alto nivel de azufre, los convertidores catalíticos deben de procesarse por vapor de agua. Los convertidores catalíticos de sílice y aluminio que tienen oro, se someten a un proceso de hidratación antes y después de la regeneración. Los catalizadores se diluyen con vapor de agua, para evitar la contaminación de los catalizadores con sulfuro de hidrógeno.

El craqueo catalítico utilizando catalizadores de sílice y aluminio es una de las formas más comunes de refinar aceite. El gasoil y los aceites de craqueo térmico pueden servir de base para la materia prima.

Una vez concluido el craqueo catalítico los convertidores de silicato de aluminio podrán producir también una enorme cantidad de hidrocarburos que están presentes en el aceite. Los catalizadores son muy duraderos y químicamente estables.El craqueo en los convertidores catalíticos de silicato de aluminio se realiza bajo la influencia de la presión atmosférica y a una temperatura de entre los 450 y 500 grados.

El craqueo de una fase en los convertidores de silicato y aluminio puede producir varios componentes de combustible para vehículos.

Este proceso es uno de los más comunes, cuya función principal es la producción de gasolina de alta calidad.