El reciclaje de desechos electrónicos.
25 2012

Al reciclar desechos electrónicos usted contribuirá a resolver muchos de los problemas que enfrenta su empresa. De hecho, reciclar diversos productos residuales resulta muy popular en la actualidad.Con frecuencia, estos problemas les suceden a personas comunes y corrientes en los centros de servicio a equipos al intentar deshacerse de viejos aparatos electrodomésticos. Debido a lo anterior, lo mejor es contactar a una empresa que proporcione un servicio de reciclado para este tipo de equipo y a la extracción de metales preciosos de dicho equipo.

El reciclaje de desechos electrónicos debe de apegarse a los términos definidos por directiva de la Unión Europea. La directiva indica a este respecto que el equipo electrónico debe de ser reciclado y que los metales costosos deben de ser recuperados. Existe una gran demanda de materias primas secundarias, las cuales se obtienen de equipo electrónico viejo. Como es bien sabido, los recursos naturales de nuestro planeta no son infinitos. Por lo tanto, este tipo de demanda ha dado gran impulso al reciclaje de chatarra de alta calidad. Y, por otra parte, sí no reciclamos, pronto nuestro planeta parecerá un enorme vertedero de chatarra.

Hoy en día, resulta difícil imaginar nuestras vidas sin el equipo electrónico que utilizamos. Han surgido muchas compañías que venden ordenadores de poca calidad, teléfonos y otro equipo a precios razonables. Lo que contribuye al rápido crecimiento de la industria del reciclaje de desechos electrónicos, debido a que estos equipos de poca calidad se desgastan rápidamente.

De conformidad con cifras oficiales en el año 2010 en la Unión Europea, casi 8 millones de toneladas de equipo electrónico se volvieron obsoletos. Y este número aumenta cada día.El reciclado de desechos electrónicos produce muchos materiales de valor, tales como: plata, oro, cobre, platino y otros.

El objetivo de nuestra empresa es reciclar deshechos electrónicos, eliminando substancias que puedan ser perjudiciales para el medio ambiente, y, quizá lo más importante, la recuperación de materiales valiosos.

El reciclaje de desechos electrónicos implica distribuir y fundir utilizando un fundente. Luego de esto, se vierten los deshechos fundidos, cuya composición es bastante compleja, en unas barras o láminas especiales que son los electrodos utilizados al disolverse. Los efectos aplicados a estas barras, corriente eléctrica y ácido nítrico, convierten la chatarra fundida en una solución de la cual extraemos materiales de valor tales como hojalata, oro, plata, cobre y electrolito.